KRYPTON, un programa de tv para reivindicar los héroes de la vida cotidiana

  • J380 

En 2011 cursé el Máster Oficial de Producción y Realización de Televisión en la Universitat de València y junto a otros compañeros del postgrado, entre los que destaco por su gran creatividad a Ignasi Núñez, desarrollé el diseño y teaser del programa de televisión KRYPTON. Ese mismo año, nuestro proyecto audiovisual fue presentado en las jornadas CONTD dedicadas a difundir nuevos formatos audiovisuales en España y pudimos mostrárselo a representantes de la Federación de Organismos o Entidades de Radio y Televisión Autonómicos, TVE, Grupo Antena3 y Mediaset, entre otros. Canal 9 se ofreció a grabar un programa piloto de KRYPTON por su interés en el formato, pero debido al cierre de la cadena no pudo realizarse.

KRYPTON es un docu‐soap que pretende destacar ciertos aspectos de la vida de personas singulares que se enfrentan y superan día a día los obstáculos que la realidad les plantea. Son protagonistas que manifiestan una actitud positiva, de lucha y determinación, a la vez que resultan naturales y auténticos. Por esa razón son presentados como héroes por el programa: porque ser héroe consiste en ser uno mismo.

KRYPTON ofrece tres retratos de vida por capítulo. Estas personas/héroes van a realizar una misión relacionada con su actividad diaria. Durante la consecución de este objetivo el espectador conocerá las facetas más admirables de los protagonistas, su manera de ser y de entender la vida.

El programa lleva el nombre de un planeta de superhéroes por esa razón. KRYPTON profundiza en la personalidad de sus figuras principales de forma directa, pero en ocasiones hace uso de recursos gráficos propios del mundo del comic. Esta estética aporta agilidad y dinamismo, a la vez que acompaña significativamente a la idea fundamental del programa.

Un identidad visual propia

La estética del programa tiene una gran importancia. La significación de KRYPTON como producto con identidad propia y definida depende, en gran medida, de un aspecto que afecta tanto a la temática e idea inspiradora de la misma, como a la realización audiovisual y la factura de la imagen: se trata de hacer confluir la estructura narrativa del documental con la estructura narrativa del comic de superhéroes.

En este sentido el docu‐soap es un formato propicio a la hora de confluir realidad y ficción. La vida de los protagonistas se ofrece con un tratamiento intencionadamente realista, intentando que al espectador le llegue la esencia del mismo, su personalidad, su particular manera de pensar y los motivos que pueda haber detrás de todo eso. Pero al mismo tiempo este mundo ‘real’ tiene su paralelismo visual en forma de ilustraciones de comic, con una visión más naif, fantástica, épica y romántica de lo que sucede. Unos rasgos que complementan la imagen del programa a nivel estético y al mismo tiempo, permiten destacar y enfatizar ciertas actitudes, valores y formas de pensar de los personajes. Como ejemplo podría señalarse que cada uno de los protagonistas tiene su propio alter-ego como héroe de comic.

Un sentido narrativo

En cuanto a la forma de estructurar el contenido del programa, KRYPTON intenta ser coherente con su idea a través de una ordenación basada en la narrativa propia de las historias de héroes y heroínas. Cada capítulo pretende que el espectador tenga la sensación de estar junto a los protagonistas, que entienda su forma de ser y actuar para que pueda identificarse con ellos. Y todo esto a través de una historia que le haga sentirse intrigado por su resolución. Para conseguir dicho objetivo el público es testigo de un día en la vida del héroe, en el que tiene una misión que cumplir relacionada con su actividad o personalidad.

Durante la consecución del objetivo se plantearán momentos ficticios según el esquema habitual de las narraciones en tres actos: representando, por ejemplo, que surgen dificultades, más allá de las reales, que puedan hacer que el objetivo no se cumpla y que el personaje se enfrente a situaciones particularmente contrarias que lo pongan a prueba, obligándole a reaccionar. Se trata de confeccionar un arco narrativo en el que el protagonista tenga que reaccionar frente a determinados estímulos y situaciones concretas.

KRYPTON fue una gran ilusión en mi vida. Uno de los primeros programas de televisión que escribí y espero, y confió, en que algún día retomaré este gran proyecto que reivindica lo extraordinario de lo ordinario. Porque para ser un héroe no hay que llevar capa sino ser uno mismo para dejar de ser uno más.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *